“Yo no soy alcohólico”

13.09.2013 18:37

Tito 38 años, ingeniero casado, empezó a beber con cierta regularidad a los 15 años. Todos sus amigos lo hacían. Recuerda que se sentía más atractivo, más seguro de sí mismo, más divertido. Conoció a su mujer a los 19 años, y ella cuenta que ya entonces le recriminaba su hábito de beber, especialmente si se iba de juerga por la noche con los amigos. Ella creía que cuando se casasen lograría que bebiese menos y se quedase más en casa porque “Tito era un buen chico, aunque le mataban las malas influencias de sus amigos”. Sin embargo, no ocurrió como ella pensaba. Tito recuerda que el alcohol le facilitaba hablar con sus amigos, podía expresar mejor sus emociones, las tardes de charla entretenida, contando chistes y aventuras en medio de la risa fácil y la alegría en el bar con los amigos. Sólo de vez en cuando se llevaba alguna bronca de su mujer porque llegaba tarde a cenar. Un día se olvidó ir a recoger a su hija al colegio y le llamaron de la escuela. Cuando llegó, su hija estaba llorando y se sintió muy culpable por ello. Su mujer le dijo que o dejaba las copas o iba a perder a su familia. Durante algún tiempo cambió de hábitos y la situación en casa mejoró, pero poco a poco volvió a ir a beber por las tardes. Las broncas en casa continuaron. Hasta su hijo mayor le había recriminado una vez que se pasara las tardes en el bar. Tito le propinó un tremendo bofetón del que se arrepintió inmediatamente, pero luego pensó: “Así aprenderá a respetar a los mayores”. Un día acudió a su médico por un dolor muy fuerte en el pie…Al mirar sus análisis el médico le dijo que el dolor era debido a la acumulación de ácido úrico, y que su hígado estaba muy inflamado. El médico le recomendó dejar de beber un tiempo y le dio unas pastillas, pero él no hizo caso…”Yo no soy un alcohólico…nunca me emborracho, quizá me he pasado un poco últimamente pero puedo controlarlo…”Y era cierto que lo podía controlar, pues estuvo un tiempo apenas sin beber…Sin embargo, poco a poco las cosas volvieron a ser como antes. Un día su mujer le explicó que tenian problemas economicos y con la conducta de los hijos y apenas tenían vida conyugal, "el solo llegaba ebrio y se echaba a dormir" -decia la esposa acongojada y que ella no quería seguir pasando por esa situación. Le dijo que ya le había aguantado demasiado…o él se ponía en tratamiento para dejar el alcohol o ella se iba con los niños a casa de su madre y le dejaba solo, cuando vio que su esposa hablaba en serio y preparaba las maletas, penso "voy a ir un rato alholicos anonimos y asi me dejara en Paz", pero como seguia bebiendo y no asistia a las reuniones de alcohçolicos anonimos, su esposa lo dejo por varias semanas 

Tito tuvo tiempo durante esas semana de darse cuenta que cada vez le costaba más decir “no” a una copa y que extrañaba a su familia… Descubrió que no era tan fácil controlar el alcohol, así que decidió volver al médico de cabecera, que le remitió a un psiquiatra especialista en adicciones para realizar un tratamiento.

Tito actualmente tiene 5 años de sobriedad y le va bién en el trabajo y con su familia .....Claro luego de un tratamiento que casi duro dos años.

Contacto

PSIQUIATRA PSICOTERAPEUTA, MASTER EN ADICCIONES, DOCTOR EN MEDICINA VICTOR MOROCHO CASTAÑEDA

victormcpe@yahoo.es

DIRECCIÓN
Calle Scipion Llona Nº 180 Consultorio 504.
Altura cuadra 41 Av. Arequipa.
Miraflores - Lima.
INSTITUTO MEDICO MIRAFLORES

Honorarios Profesionales:
Por consulta 250.00 Soles.

HORARIO ATENCIÓN.
Atención previa cita de Lunes a Viernes de 3.00 p.m. a 9 p.m.


990 829 437

SOLUCIONES AHORA!

Buscar en el sitio

Dr. Víctor Morocho Castañeda cel: 99 082 94 37

Ca. Scipion Llona 180. Consult. 504, Miraflores.